Un gráfico de control es una herramienta estadística utilizada para controlar y mejorar un proceso, mediante el análisis de su variación a través del tiempo. Permite distinguir entre causas aleatorias y causas específicas (también conocidas con el término “asignables”) de variación de un proceso.

El gráfico de control permite llevar a cabo la supervisión del proceso y actuar sobre él para mantener su estabilidad. A su vez, proporciona un lenguaje común para el análisis del rendimiento del proceso.

La variación de una determinada característica de calidad puede ser cuantificada realizando un muestreo de las salidas del proceso, y estimando los parámetros de su distribución estadística.

De este modo, los cambios en la distribución pueden comprobarse representando ciertos parámetros en un gráfico en función del tiempo, denominado gráfico de control.

Tipos de Gráfico de Control

Existen diferentes tipos de gráficos de control:

De datos por variables


Que a su vez pueden ser de:

Acceda al contenido completo

Para ver este artículo necesita tener activa una suscripción a
Desarrollo Práctico de Métodos y Herrammientas

Incribirse

Share This