Presentando el Modelo UIM de Buen Gobierno y Calidad Democrática

El pasado jueves, 18 de octubre, tuve la oportunidad de presentar ante la Asamblea General de la Unión Iberoamericana de Municipalistas el proyecto del Modelo UIM de Buen Gobierno y Calidad Democrática. Al día siguiente expuse de forma más detallada del Modelo en la Semana del Municipalismo Iberoamericano, celebrada en Almería (España), en el panel que compartí con Fernando Fernández (España), que habló del “Origen del municipalismo democrático: Brañoseda” y Jeannette Cecilia Tantaleán (Perú), que introdujo de forma rigurosa y certera el tema “Gobernanza y Democracia”.

El Modelo UIM de Buen Gobierno y Calidad Democrática pretende ser un referencial cuyo objetivo es ofrecer un marco, no normativo, que oriente la gestión local, que aporte a gestores políticos y directivos públicos locales una referencia en la gestión desde el punto de vista de la gobernanza democrática.

Presentación Modelo de Buen Gobierno y Calidad Democrática

Presentación Modelo de Buen Gobierno y Calidad Democrática

En la actualidad son numerosos los modelos de gestión, que significan marcos de referencia frente a los cuales las organizaciones se comparan para determinar sus puntos fuertes y áreas de mejora en relación con dichos modelos. El objetivo principal es identificar las áreas de mejora y los proyectos que harán avanzar a esas organizaciones hacia la gestión excelente, efectuando el posterior seguimiento del progreso realizado, mediante un proceso denominado “Autoevaluación”.

POR QUÉ UN MODELO DE BUEN GOBIERNO

Aunque con un número diverso de criterios, con denominaciones distintas y estructuras también diferentes tanto en su conjunto como en los subcriterios, los modelos de gestión tienen en común el principio de la Excelencia.

En cuanto al ámbito de aplicación según el tipo de organización (pública o privada), los modelos se idearon para mejorar la competitividad de las empresas.

Más recientemente las administraciones públicas también se han incorporado al movimiento de la calidad, siendo de aplicación el enfoque propio de los modelos de excelencia en la gestión. Al respecto, existen modelos orientados de forma específica hacia la administración pública.

No obstante los modelos existentes, incluso aquellos planteados específicamente para la administración pública, ponen énfasis en el ciudadano como cliente (como usuario o ciudadano-cliente), es decir, como mero receptor de los servicios públicos y, por tanto, esos servicios han de satisfacer sus necesidades y expectativas en función de un tipo de relación proveedor-cliente.

El punto de vista que adopta el Modelo UIM de Buen Gobierno y Calidad Democrática es algo distinto. En primer lugar se circunscribe a la óptica de lo local, de los gobiernos locales y sus organizaciones. Y, en segundo, parte de la idea de que gobernar es más que administrar.

Modelo UIM de Buen Gobierno

Estructura del Modelo UIM de Buen Gobierno y Calidad Democrática

Mientras que administrar se relaciona más con la gestión de los servicios públicos y la regulación de las actividades del municipio, gobernar implica un tipo de relación del gobierno con la ciudadanía en la que éste es organizador. El buen gobierno articula la respuesta de la sociedad a los retos del territorio, estableciendo una identificación compartida de esos retos, donde el objetivo es el desarrollo humano. El gobierno, entonces, es relacional y promotor. De esta forma:

  • Hace efectiva y gestiona la participación ciudadana.
  • ­Estimula las relaciones de colaboración y cooperación entre los actores de su territorio, incrementando la cantidad y calidad de esas relaciones y fomentando la Sociedad en Red.
  • ­Lidera el proceso de desarrollo.
  • ­Impulsa y llevar a efecto la visión estratégica que necesita el territorio para alcanzar su desarrollo sostenible.
  • ­Considera a la innovación y al conocimiento como factores que facilitan ese desarrollo.

Tiene por tanto en su eje a la Gobernanza Democrática que, en palabras de Daniel Innerarity, se concibe como: “La colaboración entre el gobierno y la sociedad civil en orden a la regulación de los asuntos colectivos con criterios de interés público”

Asimismo, además del buen gobierno, incluye otro eje, el de la Calidad Democrática donde son protagonistas atributos como:

  • El cumplimiento de los procedimientos previstos
  • La legalidad.
  • La responsabilidad.
  • La rendición de cuentas.
  • La transparencia.
  • El respeto efectivo a los derechos de los ciudadanos (civiles, políticos y sociales).
  • La obtención de resultados en legitimidad y de respuesta a las demandas ciudadanas.

Estos aspectos no son normalmente incluidos de forma explícita en los procesos de autoevaluación basados en los modelos de gestión que actualmente disponemos. Su inclusión en un referencial para la gestión excelente de ayuntamientos y municipalidades debe ser por tanto obligada.

Buen Gobierno y Calidad Democrática constituyen así un binomio que ha de enmarcar y ser la referencia de una gestión excelente para los gobiernos locales.

Y este es el objetivo del Modelo UIM de Buen Gobierno y Calidad Democrática, referencial para la gobernanza local que se ha desarrollado hasta definir una primera versión del esquema, criterios de gestión y criterios de resultados y que será publicado en breve por la Unión Iberoamericana de Municipalistas.

A partir de ahí el Modelo será desarrollado de forma que en pocos meses esté disponible como instrumento de autoevaluación que permita avanzar a los gobiernos locales en la gobernanza democrática.

Clemente Talavera Pleguezuelos

0
  Artículos relacionados