Costos Basados en Actividades

El método de Costos Basados en Actividades (ABC, de su acrónimo inglés Activity Based Costing), permite determinar los costes asociados con cada producto o servicio, sin considerar la estructura de la organización. Fue definido en 1987 por Robert S. Kaplan and William J. Bruns en el libro Accounting and Management: A Field Study Perspective.

Este sistema se centra en los tradicionalmente denominados costes indirectos, imputándose aquellos provocados directamente por las actividades o procesos. Sin embargo, este mismo enfoque hace posible una consideración distinta de los costes indirectos. Ello es debido a que muchos de ellos pueden pasar a ser catalogados como directos al establecer una relación clara entre éstos y las actividades y procesos que los generan.

La gestión de procesos puede ser considerada desde dos perspectivas: la eficacia y la eficiencia. Sobre la base de la primera, se pretende que los resultados de los procesos alcancen los objetivos previstos.Con la segunda, se persigue mejorar la relación valor producido – recursos empleados. El objetivo es la reducción de los costes asociados a las actividades que integran un proceso.

El análisis de costes clásico, clasifica éstos en:

  • Fijos (propios de la estructura de la organización) y variables (asociados a la producción del servicio).
  • Indirectos (provocados por la estructura organizativa) y directos (asignables a un producto o servicio).

En gran medida, los costes fijos pueden asimilarse a los indirectos.

Teniendo en cuenta la exigencia para las empresas de ser más productivas con recursos limitados, el método de Costos Basados en Actividades puede constituir un sistema idóneo cuando es utilizado en un entorno de gestión por procesos, donde se considera primordial la documentación y comprensión de las actividades. Subyace la idea de que, para reducir los costes, es preciso conocer sus causas y actuar sobre ella.

De este modo la capacidad del sistema ABC, para relacionar costos de las actividades de un proceso con su resultado, aporta una evidente oportunidad para realizar y evaluar mejoras.

Costos Basados en Actividades - Procesos

Por otra parte, una función del enfoque de Costos Basados en Actividades es analizar las actividades en términos de valor agregado. Las actividades de valor añadido son aquellas que causan satisfacción en el cliente. Las actividades de no – valor añadido son las que provocan derroche y mala utilización de recursos. O algún tipo de retraso en el proceso, incrementando el coste sin causar satisfacción al cliente.

Fases del Análisis de Costos Basados en Actividades

Sintéticamente las etapas para calcular el coste de un proceso, son las siguientes:

1. Identificar los procesos implicados en la producción del servicio y las actividades que los integran. En primer lugar, las actividades se clasifican en directas o indirectas, en función de su clara asignabilidad a la producción del servicio.

2. Calcular el coste del proceso y de sus distintas actividades. Este cálculo puede realizarse conun esquema similar al sugerido en la tabla siguiente:

Costos Basados en Actividades

Costos Basados en Actividades – Matriz de Cálculo

3. Establecer medidas del output de cada actividad, así como del proceso. Hay que considerar la posibilidad de que una actividad posea más de un producto (output). En este caso sólo uno será identificado como el output principal. El coste de una actividad se calcularía dividiendo el coste total de los inputs (recursos) consumidos entre el volumen del output de la misma. Esto es, entre el número de productos o servicios producidos.

Así, el coste total del proceso sería la suma de los costes de la totalidad de las actividades implicadas en el mismo.

4. Realizar el cálculo del coste total. Sumando el coste de las actividades indirectas al coste total del proceso calculado anteriormente. En la asignación de costes indirectos se considerará que éstos se imputan a centros de actividades, en lugar de a los tradicionales centros de responsabilidad.

5. Analizar los costes. Una vez calculados los costes de las actividades unitarias, y del conjunto del proceso, pueden identificarse actividades sobre las que actuar para mejorar el proceso y reducir su coste. Para este fin puede estratificarse la información mediante un análisis de Pareto para determinar el grupo de actividades que generan mayores costes.

 

0
  Artículos relacionados