¿Qué es la taxonomía de Bloom y cómo aplicarla en la definición de objetivos de aprendizaje? Este artículo lo explica, analizando la formulación original y la revisión más reciente realizada por David Krathwohl.

Cuando planteamos una acción formativa, es imprescindible formular los objetivos de aprendizaje. Es decir, aquello que los participantes han de lograr al finalizar la capacitación.

Los objetivos describen lo que se espera conseguir tras un proceso de aprendizaje, y son el punto de referencia para la evaluación de la eficacia de dicho proceso.

No es posible desarrollar con un mínimo de rigor y seriedad un proceso de capacitación si, previamente, no se han definido los objetivos que se persiguen.

La función más importante del formador consiste en orientar y dirigir el aprendizaje de sus alumnos, por lo que es evidente que deberá reflexionar sobre lo que aquellos han de aprender, determinando cómo se evaluará que lo han aprendido realmente.

Para esta labor de construcción de objetivos, la taxonomía de Bloom constituye un magnífico instrumento que nos permitirá formular objetivos de forma jerarquizada

La Taxonomía de Bloom

Una taxonomía de aprendizaje clasifica y ordena jerárquicamente los objetivos del aprendizaje. Una de las más importanteses la de Bloom.

Benjamin Bloom desarrolló la taxonomía con el fin de clasificar los objetivos educativos en categorías específicas, de forma que se evaluara más adecuadamente el desempeño de los estudiantes universitarios. Bloom y sus colaboradores, después de numerosas revisiones, la publicaron en 1956 [1]

Características de la taxonomía

  • Es un sistema de clasificación educativa, lógica y psicológica.
  • No se expresan contenidos sino formas de conducta, susceptibles de aplicarse a diferentes campos temáticos.
  • Se trata de una clasificación jerárquica, en cuanto que cada conducta implica siempre a las anteriores.
Ámbitos del Aprendizaje
Ámbitos del Aprendizaje en la Taxonomía de Bloom

La taxonomía abarca tres dimensiones: cognitiva, afectiva y psicomotora. Analizamos a continuación la dimensión cognitiva.

Dimensión Cognitiva de la Taxonomía de Bloom

La taxonomía cognitiva contiene seis fases niveles, que se pueden representar por la siguiente pirámide.

Taxonomía Cognitiva de Bloom
  • El primer nivel (Conocimiento) se dirige a la capacidad para utilizar la memoria y recordar hechos, procesos, esquemas, métodos, … Sin que se lleve a cabo una elaboración del contenido.
  • Comprensión es el segundo nivel. Aquí se trata de que los alumnos comprendan e interpreten la información, expresando las ideas con sus propias palabras.
  • El tercer nivel es Aplicación. Consiste en que los estudiantes apliquen los nuevos conceptos en distintas situaciones.
  • El cuarto nivel, Análisis, se centra en la capacidad de separar los elementos constituyentes de una información, dividiéndola en partes para diferenciarlas.
  • La Síntesis implica reunir las partes con la finalidad de formar un todo. Se pueden detectar y analizar problemas, pero no estar preparado para realizar una síntesis. Así, una síntesis correcta exige que una persona sea capaz de trabajar con distintos datos e informaciones y construir un todo creando un patrón donde no existía previamente.
  • Finalmente, Evaluación se refiere a la capacidad de formular juicios de valor sobre un material (informe, ley, declaración, ensayo, …) concreto para un propósito determinado. Y ello basándose en criterios bien definidos.

Porqué es una Jerarquía

Como se puede apreciar, la naturaleza de la taxonomía de Bloom es jerárquica. En primer lugar, hay que conocer una materia y ser capaz de recordar sus elementos principales. Solo así será posible comprender e interpretar la información.

A su vez, sin comprender un conocimiento o material, es imposible aplicarlo en distintas situaciones.

El análisis requiere, por su parte, que se hayan alcanzado los objetivos de los tres niveles anteriores. Que una materia se conozca y comprenda, y que se sea capaz de aplicar dicha comprensión en distintas situaciones.

Al igual que solo se puede sintetizar si se ha sido capaz de dividir un todo en sus partes (analizar).

Finalmente, los resultados de aprendizaje de la dimensión “Evaluación” son los más elevados en la jerarquía cognitiva, porque contienen los elementos de las demás categorías.

Contamos entonces con seis niveles progresivamente jerárquicos para la dimensión cognitiva. Desde el simple recuerdo o reconocimiento de hechos, hasta el más alto de Evaluación, pasando por niveles cognitivos cada vez más complejos y abstractos,

Aprendizaje


La capacitación deberá planificarse teniendo en cuenta el grado de dominio de los alumnos. Para principiantes, nos centraremos en los primeros niveles de la jerarquía. Si nuestra formación se dirige a un público experto, planificaremos objetivos desde los niveles más avanzados de la taxonomía.

Formulando el Nivel de los Objetivos de Aprendizaje

Una vez que hemos definido los niveles de la taxonomía de Bloom, es el momento de definir los objetivos de aprendizaje en función de dichos niveles.

Para facilitar esta labor, existen ayudas como la tabla de verbos relacionados con cada nivel.

En esta, la definición del nivel se sitúa en la primera columna; en la segunda, aparecen los verbos que orientan las acciones con las que se puede alcanzar el nivel correspondiente.

Verbos aplicables a la Taxonomía de Bloom
Verbos aplicados a la Taxonomía de Bloom

Si se consulta la tabla anterior, se estará en condiciones de formular objetivos para el nivel que se desee.

Por ejemplo: Tras la finalización del curso (sección, módulo, lección,…) el alumno será capaz de:

  • Identificar las características de un equipo eficaz (Conocimiento).
  • Explicar en qué consiste la sinergia en el marco del trabajo en equipo (Comprensión).
  • Aplicar la retroalimentación constructiva en una sesión de trabajo en equipo (Aplicación).
  • Analizar las diferencias entre los distintos tipos de equipos de trabajo (Análisis).
  • Formular el plan del equipo de trabajo en la sesión inicial (Síntesis).
  • Argumentar las ventajas del trabajo en equipo para la organización (Evaluación).

Actualización de la Taxonomía de Bloom

Ya más recientemente, Krathwohl y Anderson han revisado (2001 [2]) la taxonomía de Bloom modificando la secuencia original de la dimensión cognitiva.

El cambio más significativo ha sido la eliminación de “Síntesis” y la adición de “Crear”, representando este el nivel más alto de la taxonomía, asumiendo que esta es la habilidad más exigente y compleja, situándose en el vértice de la pirámide.

Taxonomía de Bloo actualizada por Krathwohl y Anderson
Taxonomía de Bloom. Actualización de Krathwohl y Anderson

La modificación de la taxonomía de Bloom ha afectado también a los nombres de las categorías, que pasan de expresarse como sustantivos, a formas verbales.

Recordar

Recuperar el conocimiento relevante de la memoria a largo plazo.

Comprender

Construir significados partiendo del material presentado, incluyendo comunicación oral, escrita y gráfica.

Aplicar

Consiste en llevar a cabo o utilizar un procedimiento en una situación dada. Aplicar el material aprendido en situaciones nuevas y concretas.

Analizar

Ser capaz de fragmentar y distinguir las partes de la materia aprendida en sus componentes, para obtener una buena comprensión de su estructura organizativa.

Evaluar

Elaborar juicios sobre la base de criterios y estándares.

Crear

Combinar los elementos para construir un todo coherente, reorganizándolo en un nuevo patrón o estructura.

Los verbos asociados a cada nivel se presentan a continuación. Para la definición de objetivos de aprendizaje se actuaría de forma similar a la expuesta anteriormente para la taxonomía de Bloom.

Verbos de la taxonomía revisada por Krathwohl y Anderson

Notas

[1] Bloom, B. S.; Engelhart, M. D.; Furst, E. J.; Hill, W. H.; Krathwohl, D. R. (1956). Taxonomy of educational objectives: The classification of educational goals. Handbook I: Cognitive domain. New York: David McKay Company.

[2] Anderson, L. W., y Krathwohl, D. R. (2001). A taxonomy for learning, teaching, and assessing: A revision of Bloom’s taxonomy of educational objectives. New York: Longman

Pin It on Pinterest

Share This