La percepción es un poderoso factor que influye en el modo en que cada uno interpreta el mundo y los procesos de información.

Por tanto, y dado que la comunicación implica intercambio, la percepción influye en cómo se comprende la información que recibimos de los demás.

Cuando percibimos, estamos recibiendo una gran cantidad de información. Esta información la “filtramos”, seleccionando parte de su contenido ya que no podemos absorber toda ella.

También podemos añadir nuestros sentimientos personales, opiniones y experiencias. Nuestra percepción es un tipo de sistema de filtro. Es la manera en que interpretamos la información que nos circunda para dotarla de sentido.

Aprendizaje


La percepción de un mismo estímulo o acontecimiento puede diferir de unas personas a otras.

El Proceso de Percepción

El proceso de percepción se produce en tres etapas:

Selección

En primer lugar, seleccionamos centrando la atención en cierta información sensorial, la que proviene de los sentidos. Por ejemplo, podemos oler, escuchar, ver, gustar, o sentir el tacto. Y tendemos a prestar atención a aquello que nos resulta relevante.

Esto es así porque no podemos ser conscientes de todo aquello sobre lo que nuestros sentidos reciben información.

Por ejemplo, intente percibir toda la información sensorial del lugar donde se encuentra ahora. Sonidos, voces más o menos lejanas, zumbidos, … Los colores de la habitación, las luces, la formas y texturas, … También está toda la información interoceptiva, que es la que proviene de sus órganos internos.

Dese cuenta de que la cantidad de información es abrumadora. Por ello, el cerebro simplifica esa información para que sea manejable. Y decodifica la información importante de aquella que no lo es.

Seleccionamos lo que nos resulta estimulante, o que satisface nuestros intereses y necesidades.

Organización

Es la segunda fase del proceso de percepción. La información se clasifica y categoriza, según los principios de proximidad, similitud y diferencia.

Organizamos la información que seleccionamos en patrones basados ​​en la proximidad, la similitud y la diferencia. Así, tendemos a agrupar los estímulos que son similares o están próximos entre sí. Igualmente, asumimos que un elemento diferente del resto no pertenece al grupo.

Interpretación

Finalmente, interpretamos asignando significados y utilizando estructuras mentales denominadas “esquemas”. De ese modo, interpretamos la información utilizando esquemas a través de los cuales asignamos significados a la información e interpretamos el comportamiento de los demás. Para ello nos basamos en nuestro conocimiento acumulado y experiencias.

Percepción y Comunicación Interpersonal

La percepción selectiva es una potente barrera a la comunicación. El resultado de esta percepción es una distorsión, y cuando distorsionamos los hechos, comenzamos a estereotipar a las personas y, quizá, a sesgar los mensajes que recibimos de ellas.

Esta distorsión es un tipo de barrera interna que provoca que las necesidades, motivaciones, intereses y experiencias ​​influyan en lo que seleccionamos al ver o escuchar.

Por consiguiente, y para lograr una comunicación efectiva, hemos de ser muy cuidadosos en nuestras percepciones de otras personas. Así, en lugar de atender a estereotipos y prejuicios, hay que mantener la mente abierta y observar atentamente para reducir de la percepción selectiva.

Aprendizaje


Si estamos dispuestos a esperar lo inesperado, tomando conciencia del sesgo de la percepción selectiva, es más probable que mejoremos la comunicación con los demás.

Así, mediante el proceso de percepción:

  • Interpretamos las palabras que escuchamos.
  • Damos sentido a la inflexión y al tono de la voz.
  • Interpretamos las expresiones faciales.
  • Observamos las señales no verbales implicadas.
  • Filtramos aquello que no queremos escuchar; bien lo que no encaja con nuestros esquemas, o lo no creemos que es verdad.

Un Clásico Ejercicio de Percepción

Este experimento demuestra cómo nuestro punto de vista nos condiciona poderosamente y afecta la forma en que interactuamos con otras personas.

Probablemente usted conozca la figura siguiente [1]. Representa a una mujer. Pero, ¿qué edad tiene?

percepción y comunicación

Si pregunta a un grupo de personas, algunas verán con facilidad tanto una mujer joven, como una mujer anciana.

Sin embargo, para otras muchas no será tan sencillo y solo percibirán ambas versiones cuando alguien les indica el trazo de las imágenes.

El hecho es que percibir una u otra imagen no está ni bien ni mal. Las percepciones no son «correctas» o «incorrectas». Simplemente son. Pero sí que pueden limitar nuestra visión de las cosas y de los demás.

El problema estriba en que, con frecuencia, los conflictos suceden cuando asumimos que nuestras percepciones son absolutas, sin considerar que el otro puede tener percepciones distintas sobre los mismos hechos que nosotros percibimos.

Por tanto, es conveniente asumir que, al igual que podemos tener diferentes percepciones sobre esta figura, tenemos distintas percepciones sobre otras personas y sus mensajes.

Recomendación


No tiene que estar de acuerdo con las percepciones de los demás, solo respetarlas. Si lo hace, si respeta, le será más fácil comunicarse y trabajar con otras personas.

Un Apunte Reciente

Hasta ahora no se conocía qué podía afectar a la percepción de la edad de la mujer del dibujo. No obstante, Nicholls, Churches y Loetscher [2] han hallado que la primera impresión depende de la edad del observador.

En su experimento, mostraron la figura durante medio segundo a 393 participantes estadounidenses de entre 18 y 68 años.

Como resultado, los datos indicaron la tendencia de los jóvenes a identificar a la mujer joven más rápidamente que los mayores. Ante estos resultados, los autores sugieren que este “sesgo de edad” se relaciona con prácticas sociales y culturales menos inclusivas hacia los ancianos, indicando un efecto subconsciente en el procesamiento facial.


Notas

[1] Nicholls, Michael (Mike & Churches, Owen & Loetscher, Tobias: Perception of an ambiguous figure is affected by own-age social biases. Scientific Reports. 2018. 8.

[2] Dibujo “Mi esposa y mi suegra” (1915), de William Ely Hill.

Percepción y Comunicación Interpersonal(c)Aiteco Consultores, SL

Administración Pública, Calidad, Gestión de las Personas, Buen Gobierno Local

Visite nuestro sitio y conozca nuestros Servicios

www.aiteco.es

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This