La Matriz de Estilos de Liderazgo, fue propuesta por Flamholtz y Randle en el contexto de sus investigaciones sobre el tipo de liderazgo ejercido por personas emprendedoras que llevaron a sus empresas a altas cotas de éxito.

Estos autores plantean (2007[1]) plantean la necesidad de que los líderes emprendedores seleccionen un estilo de dirección adecuado a la fase de desarrollo en que se encuentren sus empresas. Así, consideran que el liderazgo eficaz es prerrequisito para efectuar la transición de la organización a los distintos estados de desarrollo.

Los líderes pueden utilizar diferentes estilos, si bien necesitan seleccionar el apropiado para cada situación. Para ayudar a esa selección, los autores examinaron la naturaleza de liderazgo organizacional y apuntaron dos tipos de liderazgo relevantes en organizaciones emprendedoras:

  • El liderazgo estratégico, centrado en la visión, cultura y desarrollo organizacional.
  • El liderazgo operacional, dirigido a gestionar las acciones del día a día de las empresas y a las personas que producen servicios y productos.

Su propuesta de matriz de estilos de liderazgo se enfoca en esta última categoría.

Igualmente, examinaron los distintos tipos de liderazgo y los factores que deben ser considerados para seleccionar el estilo correcto.

Aunque se tiende a pensar que el liderazgo es un atributo de la personalidad, esto no ha sido confirmado por las investigaciones. Las más relevantes, de hecho, sugieren que el liderazgo constituye un proceso, más que un conjunto de rasgos.

Aprendizaje


Los líderes no tienen que usar siempre el mismo estilo. Los más exitosos tienen la habilidad de ajustar el más adecuado a los requerimientos de la tarea, así como a las necesidades de independencia y al potencial de sus subordinados para trabajar de forma autónoma.

Tipos de Liderazgo

Identifican distintos tipos de liderazgo que pueden ser adoptados en función de las características de cada situación.

Autocrático

Es un modo de liderazgo muy directivo. Los líderes conciben tienen la autoridad para tomar todas las decisiones; por tanto no han de argumentar las razones en que se fundamentan.

El estilo autocrático es con frecuencia denostado. Si bien existen buenas razones para ello, hay ocasiones en las que debe ser utilizado. Por ejemplo, en una situación que requiere una decisión urgente y, por tanto, no hay tiempo para realizar consultar alguna con otras personas. O bien cuando se dirige a un subordinado desmotivado o inexperto.

Autocrático Benevolente

Se correspondería con un estilo paternalista. El líder actúa bajo la convicción de que sabe qué es lo mejor para la organización y las personas afectadas por la decisión.

Fundamentalmente es similar al estilo autocrático, pero hay una diferencia; y es que, en este caso, se argumentan las razones por las que se adoptó la decisión.

Los autores encontraron que este estilo es utilizado por muchos emprendedores durante la fase inicial de desarrollo de su empresa.

Consultivo

Es uno de los dos estilos interactivos. Bajo esta perspectiva, se solicitan opiniones a los subordinados, pero el líder se reserva la toma de decisión final. El directivo presenta su equipo la información y les da a sus miembros la oportunidad de que formulen preguntas y observaciones.

Participativo

En este caso el líder también se reserva el derecho a tomar la última decisión. La diferencia con el estilo anterior es el modo en el que se solicitan y consideran las opiniones de los subordinados. Estos ayudan a desarrollar las ideas, en lugar de limitarse a facilitar sus opiniones y puntos de vista. En otras palabras, el líder puede plantear el problema y discutirlo con su equipo para obtener así sugerencias y recomendaciones que doten de mayor calidad a la decisión.

Consenso

Se otorga al equipo un amplio margen de autoridad para tomar decisiones. El equipo decide el curso de acción respecto a un tema, pudiendo participar el líder como un miembro más del grupo.

Laissez-Faire

Este es el estilo menos directivo en el liderazgo. Sitúa completamente en el equipo la responsabilidad de la realización de la tarea. Es un potente estilo a aplicar en situaciones concretas. Por ejemplo, cuando se dispone de personas altamente motivadas y cualificadas para realizar el trabajo.

El líder comunica el objetivo y permite al grupo decidir de qué forma éste puede requerirle apoyo. El líder realiza el seguimiento asegurando que el equipo está trabajando en dirección correcta.

No obstante, hay que utilizar este estilo con cierta precaución. No se trata de abdicar de la responsabilidad dejando que el equipo trabaje sin revisión alguna sobre sus progresos.

Aprendizaje


Con carácter general, un estilo no directivo funciona mejor con personas con alto potencial para trabajar autónomamente. Al contrario, un estilo más directivo (autocrático) es más adecuado para quienes tienen bajo potencial de trabajo autónomo.

Los autores comprobaron que los estilos más frecuentes en las organizaciones emprendedoras son el consultivo y el participativo. Encontraron que el estilo consultivo era más propio de empresas de producción de baja tecnología. Por su parte, el estilo participativo se daba con más frecuencia en organizaciones de servicios y en empresas de alta tecnología.

También hallaron que un buen número de líderes utilizan los enfoques autocráticos en las primeras fases de desarrollo de las empresas, especialmente el autocrático benevolente.

La Matriz de Estilos de Liderazgo

Son dos los factores que influencian la elección del estilo de liderazgo a aplicar. De un lado, la programabilidad de la tarea.  Una tarea es programable en la medida en que contiene pasos específicos de instrucciones para ser completada. En contraposición, la tarea puede no estar estructurada y será por consiguiente más creativa.

Un segundo factor es la capacidad de los subordinados para trabajar autónomamente. Esta capacidad está directamente relacionada con la experiencia, la habilidad y la necesidad independencia que posean.

Estos dos factores suponen, según Flamhotz y Randle, un 80-90% de lo que lo líderes tienen que considerar para seleccionar un estilo adecuado.

Con ambos factores se establecen dos ejes. Resulta así la matriz de estilos de liderazgo para seleccionar el comportamiento del líder más adecuado. Este es un instrumento fácil de usar y muy práctico.

Matriz de Estilos de Liderazgo
Matriz de Estilos de Liderazgo

Aprendizaje


Las tareas que se pueden describir y realizar de manera programada pueden realizarse con menor supervisión.

Aplicación del Modelo

En la matriz de estilos de liderazgo, el eje vertical representaría el grado de programabilidad de la tarea. Por su parte, el eje horizontal define el grado de autonomía con el que puede operar un individuo sobre la base de su experiencia, capacidad y deseo de independencia.

Respecto al eje horizontal, el estilo se desplazaría a la derecha según el grado en que la persona que ha de realizar la tarea tiene motivación, capacidad y deseo de trabajar con independencia.

Así, si la tarea debe ejecutarse de forma específica hay que desplazarse hacia el extremo inferior del eje vertical, según su grado de programabilidad.

Si el trabajo puede realizarse de distintas formas, el estilo de elección se localizaría en la parte superior, en función del grado de creatividad que permite la tarea.

Aprendizaje


Los miembros del equipo que están altamente motivados y capacitados es probable que deseen más autonomía; mientras que aquellos con menor motivación, necesitarán supervisión más directa.

Resumiendo el uso de la Matriz de Estilos de Liderazgo

De forma sucinta, las orientaciones de la matriz puede sintetizarse como sigue:

  • Cuadrante 1: Alta Programabilidad / Baja Autonomía en el Trabajo. Conduce a dos estilos de liderazgo: Autocrático y autocrático benévolo.
  • Cuadrante 2: Alta Programabilidad / Alta Autonomía en el Trabajo. Llevaría a liderazgos Consultivos y Participativos
  • Cuadrante 3: Programación baja / Baja Autonomía en el Trabajo. Implicaría liderazgos consultivos y participativos
  • Cuadrante 4: Programación baja / Alta Autonomía en el Trabajo. Dirige hacia estilos consenso y laissez-faire.

Puntos Clave

  • Las tareas que se pueden describir y realizar de manera programada pueden realizarse con menor supervisión.
  • Las tareas más ambiguas necesitarán de un estilo más participativo.
  • Si la persona está poco experimentada en el tipo de actividad realizar, y requiere por tanto de guía para ejecutar la tarea, el estilo de elección debería situarse a la izquierda. El resultado determinaría los dos estilos de liderazgo con mayor probabilidad de ser exitosos.

La matriz de estilos de liderazgo provee una metodología eficaz y práctica para seleccionar el estilo de liderazgo adecuado a cada situación. No obstante, hay otros enfoques útiles que puede consultar, como la teoría de la ruta-meta, la teoría del liderazgo situacional o el liderazgo transformacional.


Nota

[1] Flamholtz, E., & Randle, Y. (2007). Growing pains: Transitioning from an entrepreneurship to a professionally managed firm. San Francisco: Jossey-Bass, 2007.

Administración Pública, Calidad, Gestión de las Personas, Buen Gobierno Local

Visite nuestro sitio y conozca nuestros Servicios

www.aiteco.es

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This