fbpx

La gobernanza local democrática dispone de un marco de referencia para los gobiernos locales. Este referencial es el Modelo UIM de Buen Gobierno y Calidad Democrática, auspiciado por la Unión Iberoamericana de Municipalistas.

El Modelo de Buen Gobierno consituye un referencial de gestión para los gobiernos locales. Mediante la autoevaluación, estarán en condiciones de mejorar la provisión de los servicios que prestan a sus comunidades. Pero lo más relevante es que incide en la asunción, por parte del gobierno local, del liderazgo en los procesos de desarrollo de sus territorios y de mejora de la calidad democrática. Todo ello desde la perspectiva de la Gobernanza Democrática.

Gobernanza Local Democrática

Gobernanza Local entendida como el modo de gobernar los territorios, desde un enfoque relacional. Su objeto es la capacidad de organización y acción de la sociedad, siendo su medio la gestión relacional o de redes, y teniendo por finalidad el desarrollo humano.

El Modelo de Buen Gobierno y Calidad Democrática es un instrumento que permite a los gobiernos locales evaluar su gestión y los resultados de la misma. En consecuencia, identifica puntos fuertes y áreas de mejora. De esta forma, se generan proyectos para avanzar hacia una gestión excelente. Ello dará lugar a la mejora de los resultados, en consonancia con los objetivos estratégicos que hayan planteado.

Otros modelos de gestión se idearon para el sector privado. En ese ámbito, los objetivos estratégicos se caracterizan, como es lógico, por el impacto en los beneficios, rendimiento económico y utilidades para propietarios y accionistas. Al trasladar dichos modelos al ámbito de la gestión pública, consideran a los ciudadanos como clientes receptores de servicios. Y, consecuentemente, a las organizaciones públicas únicamente como prestadoras de servicios.

Presentación Modelo – 2014

El Modelo UIM incluye esta perspectiva pero, de forma consecuente con los conceptos de la gobernanza local democrática. En ese sentido, añade a este enfoque el rol que los gobiernos locales deben ejercer como líderes en el desarrollo de sus territorios. Y como impulsores de los valores y prácticas propias de la calidad democrática. Dichos valores incluyen: legalidad, responsabilidad o rendición de cuentas, pleno respeto a los derechos y a las libertades, igualdad política, social y económica y responsividad; esta última entendida como capacidad de respuesta a las demandas ciudadanas.

De forma coherente con la gobernanza local democrática, el Modelo de Buen Gobierno presta especial atención a los procesos de participación de la ciudadanía en el diseño, desarrollo, evaluación y control de las políticas públicas.

Lógica del Modelo de Buen Gobierno

La lógica de aplicación de este Modelo parte de algo tan natural, desde el punto de vista de la gestión, como es la actividad de evaluar periódicamente gestión y resultados. Así, se identifican y desarrollan los proyectos orientados hacia un progreso efectivo en excelencia en la gestión. Igualmente, impulsa la aplicación de los principios de la gobernanza local democrática.

  • Centralidad de los principios de la Calidad Democrática y el Buen Gobierno.
  • Liderazgo estratégico comprometido con la Excelencia y el Buen gobierno.
  • Orientación hacia el Desarrollo Local.
  • Orientación hacia la Ciudadanía.
  • Valoración de las Personas como factor clave en la gestión.
  • Colaboración y Cooperación en una Sociedad en Red.
  • Enfoque de Gestión por Procesos.
  • Generación de Innovación y Conocimiento.
  • Compromiso con un Futuro Sostenible.
  • Gestión excelente basada en la Planificación, la Evaluación y la Mejora.

En definitiva, estamos ante un instrumento esencial para los gobiernos locales que entienden que su misión es gobernar, más que administrar.

Gobernanza Local Democrática: Principios
Principios de Buen Gobierno y Calidad Democrática

Pin It on Pinterest

Share This