Posts

Fases de Desarrollo del Trabajo en Equipo

Para situarse las fases de desarrollo del trabajo en equipo pregúntese: ¿He sentido incomodidad al iniciar un proyecto en un contexto de trabajo en equipo? Si dirigía el equipo ¿He percibido, al principio, que la autoridad era cuestionada? ¿Ha habido momentos en los que he pensado que, en lugar de avanzar, el equipo retrocedía? ¿Han surgido conflictos en un grado tal que he pensado que el equipo no iba a alcanzar, ni de lejos, los resultados esperados? ¿Me he desanimado por ello?

Son estas cuestiones habituales del trabajo en equipo. Trabajar en equipo y, aún más, dirigirlo no es fácil. Requiere de capacidades y habilidades concretas y, también, de la comprensión de los procesos del equipo, donde es necesario conocer que un equipo de trabajo transita por distintas fases antes de ser verdaderamente eficaz. En 1965, Bruce Tuckman formuló un modelo de desarrollo de los equipos de trabajo, proponiendo que los equipos recorren distintas etapas de desarrollo: Formación AgitaciónNormalización Realización (Forming – Storming – Norming – Performing).

En el trabajo en equipo, todos los grupos pasan por esas fases, de las hay que ser conscientes y, consecuentemente, llevar a cabo una gestión adecuada de cada una de ellas.

Más adelante, en 1977 el “Modelo de Tuckman” fue revisado por este autor, añadiendo al trabajo en equipo la fase de Terminación (Adjourning), relacionándola con aquellos grupos que finalizan el proyecto y se disuelven.

 

Fases de Desarrollo del Trabajo en Equipo

 

En la primera fase de desarrollo del trabajo en equipo, la de FORMACIÓN, las personas se encuentran y comienzan a convertirse en un equipo. Sus conductas, impulsadas por los sentimientos de ansiedad, excitación, y/o dependencia pueden provocar ciertos problemas que serán resueltos a medida que el equipo madura.

Los componentes del grupo pueden sentirse impacientes por participar y buscar comprometerse con nuevas actividades y tareas; ansiosos con relación a la consecución de los objetivos del equipo, o por trabajar con personas que no conocen; dependientes, al no tener seguridad sobre si sus aportaciones serán realmente valiosas, y a desconfiar del resto de las personas del grupo.

Fases de desarrollo de un equipo de trabajo

La siguiente fase de desarrollo del trabajo en equipo es la etapa de AGITACIÓN (conflicto), donde los miembros del equipo comienzan a desarrollar una cantidad significativa de actividad, pudiendo aparecer una sensación de miedo o de inquietud sobre cómo piensan los demás que desarrollan el trabajo. Pueden percibir una disparidad entre las expectativas que tenían sobre el equipo cuando se conformó, y la realidad del mismo cuando el trabajo ya se ha iniciado. Los miembros del equipo pueden sentirse: incompetentes y confusos, al no estar suficientemente seguros acerca de su capacidad para realizar el trabajo asignado; frustrados por los requerimientos que les plantea el equipo y la reacción de los demás ante su desempeño u otros factores. Pueden también experimentar sentimientos negativos sobre el líder del equipo y otros colegas del equipo.

En la fase de NORMALIZACIÓN, los integrantes del equipo ya trabajan conjuntamente de manera decidida. Se ayudan unos a otros, en lugar de competir. Han resuelto algunos de sus conflictos y actúan como un equipo. Entonces pueden sentirse abiertos a una retroalimentación constructiva, más cómodos dando y recibiendo retroalimentación así como aceptados por los demás.

En el estadio de REALIZACIÓN, última fase de desarrollo del trabajo en equipo, los miembros del equipo han llegado a sentirse cómodos unos con otros y con el proyecto. Se han establecido como una unidad de trabajo eficaz, armonizando sus actividades. El rendimiento del equipo es elevado y cada miembro contribuye al crecimiento del potencial de los otros. En esta fase, por tanto, el equipo ya alcanza un rendimiento competente. Entonces, pueden sentirse dispuestos a apreciar las fortalezas de los otros y a aceptar las debilidades de los demás; satisfechos con sus progresos en el trabajo; confiados en la capacidad del equipo y optimistas. El equipo es ahora eficaz, está cohesionado. Es un “equipo ganador”. Volviendo a las preguntas del principio, considere que muchas de las dificultades que va a enfrentar cuando se trabaja en equipo son normales. No hay que alarmarse.