Las siete Herramientas de la Calidad son propuestas en 1968 por Kaoru Ishikawa. Constituyen un conjunto de técnicasherramientas de la calidad estadísticas sencillas que no requieren de un conocimiento experto para aplicarse en los procesos de equipo.

Según Ishikawa, con las siete herramientas básicas de la calidad es posible resolver el 95% de los problemas que presenta una organización. De forma más particular, en el área de producción (Ishikawa, 1986[1]).

Antecedentes de las Herramientas de la Calidad

El desarrollo de las 7 herramientas básicas de la calidad tiene sus antecedentes en el movimiento hacia la calidad total que se había iniciado en Japón, en la década de 1950.

En 1954 Joseph M. Juran visita Japón e imparte una serie de seminarios dirigidos a niveles directivos altos y medios, sensibilizándolos acerca de su papel en el control de la calidad.

La visita de Juran marcó “una transición en las actividades de control de calidad en Japón” (Ishikawa[2]). Tal transición consistió en no limitarlas a ingenieros y empleados de la línea operativa, sino de extenderla a toda la empresa. Eso dio paso a lo que se denominó “Control Total de Calidad”.

Así, esta nueva perspectiva pone el énfasis en la participación total; en la cooperación de todos los departamentos y empleados. Consecuentemente, el control de calidad no ha de limitarse a la inspección, para evitar que los procesos generen productos defectuosos, y a los departamentos de producción. Ha de extenderse a todas las actividades de la organización. Desde el diseño de productos, a la fabricación, la garantía posventa, los subcontratistas; y al  resto de las actividades auxiliares o de soporte, como la contabilidad o la administración del personal.

Como puede apreciarse, en este planteamiento se reconoce lo que más adelnate se denominó “Gestión de la Calidad Total”.

Desde el enfoque japonés, control de calidad total significa la participación de todo individuo en el control de calidad. Control que  no está limitado únicamente a especialistas en calidad, personal de producción o miembros de la dirección.

También este punto de vista entraba en contradicción con los principios del taylorismo. Éste, con su división entre planificación y ejecución, relegaba a los operarios al papel de seguir las órdenes y los procedimientos establecidos por los especialistas.

Círculos de Calidad y Aplicación de las Herramientas

Con el fin de canalizar la participación se impulsó, a partir de 1962, la creación de círculos de calidad. Un círculo de calidad es: “Un grupo pequeño que desarrolla actividades de control de calidad dentro de un mismo taller. Este pequeño grupo lleva a cabo continuamente, como parte de las actividades de control en toda la empresa, autodesarrollo y desarrollo mutuo, control y mejora dentro del taller utilizando técnicas de control de calidad con participación de todos los miembros” (Ishikawa, 1980[3]).

No obstante, las técnicas estadísticas del control de calidad poseían una cierta complejidad que impedía su uso por parte del personal no especializado en ellas.

Por tanto, era necesario disponer de herramientas que no requirieran de un conocimiento experto en técnicas estadísticas; y que, por tanto, pudieran ser aplicadas en los círculos de calidad.

Estas herramientas, que posteriormente fueron denominadas “las siete herramientas básicas de la calidad”, pueden ser descritas genéricamente como métodos para la mejora continua y la solución de problemas.

Las Siete Herramientas de la Calidad

 Las 7 herramientas básicas del control de la calidad son las siguientes:

  • Diagrama Causa – Efecto. Ayuda a identificar, clasificar y poner de manifiesto posibles causas, tanto de problemas específicos como de efectos deseados.
  • Hoja de Comprobación. Consiste en el registro de datos relativos a la ocurrencia de determinados sucesos, mediante un método sencillo.
  • Gráficos de Control. Esta herramienta estadística se utiliza para controlar y mejorar un proceso. Aplica el análisis de la variación del proceso a través del tiempo.
  • Histograma. Gráfico de barras verticales que representa la distribución de frecuencias de un conjunto de datos.
  • Diagrama de Pareto. Permite discriminar entre las causas más importantes de un problema (los pocos y vitales), y las que lo son menos (los muchos y triviales).
  • Diagrama de Dispersión. Mediante esta herramienta se identifican las posibles relaciones entre dos variables.
  • Estratificación. Procedimiento consistente en clasificar los datos disponibles por grupos con similares características que muestra gráficamente la distribución de los datos que proceden de fuentes o condiciones diferentes.

El éxito de estas técnicas radica en la capacidad que han demostrado para ser aplicadas en un amplio rango de problemas. Tanto a los propios de la función del control de calidad, hasta aquellos suscitados en las áreas de producción, marketing y administración.

Las empresas de servicios y las administraciones públicas también son susceptibles de aplicarlas, aunque su uso comenzara en el ámbito industrial.

Estas técnicas pueden ser manejadas por personas con una formación media. Esta característica ha hecho que sean la base de las estrategias de resolución de problemas en los círculos de calidad y, en general, en los equipos de trabajo conformados para acometer mejoras en actividades y procesos.

Otras Herramientas de la Calidad

Más adelante se idearon otras herramientas de la calidad que fueran más allá del análisis cuantitativo de datos. Técnicas que permitieran enfocar el análisis y solución de problemas desde un punto de vista cualitativo.

Estas siete nuevas herramientas del control de calidad son también conocidas como “las siete herramientas de gestión”.

  • Diagrama de Afinidad.
  • Diagrama de Relaciones.
  • Diagrama de Árbol o Diagrama Sistemático.
  • Matriz de Priorización.
  • Diagrama de Matriz.
  • Diagrama de Proceso de Decisión.
  • Diagrama de Flechas.

Existen además otras herramientas de la calidad y otros métodos de análisis, planificación y acción (Diagrama de Flujo, Tormenta de Ideas, Técnica de Grupo Nominal, …) que facilitan el trabajo de los equipos de mejora o de un equipo de proyecto en general.

 

[1] Ishikawa, K: Guide to Quality Control. 2ª edición revisada. Tokyo, Japan: Asian Productivity Organization, 1986. ISBN: 928-33103-57.

[2] Ishikawa, K: ¿Qué es el Control Total de la Calidad? La modalidad japonesa. Bogotá, Editorial Norma, 1986. ISBN: 985-04-7040-5.

[3] Ishikawa, K: QC Circle Koryo: General Principles of the QC Circle. Tokyo: QC Circle Headquarters, Union of Japanese Scientists and Engineers, 1980.