Un equipo de trabajo transita por distintas fases desde su creación. En la fase de realización, los miembros del equipo han llegado a sentirse cómodos unos con otros y con el proyecto. Se han establecido como una unidad de trabajo eficaz, armonizando sus actividades. En esta fase, por tanto, el equipo ya alcanza altas cotas de eficacia. Es un equipo de alto rendimiento.

Sin embargo, no todos los equipos llegan a este grado de desarrollo. Algunos se detienen en la etapa de normalización.

Un equipo de alto rendimiento funciona sin supervisión. Sus miembros son interdependientes y están fuertemente motivados para llevar a cabo el trabajo. 

Pueden tomar decisiones y resolver problemas de forma rápida y efectiva. Cuando no están de acuerdo, los integrantes del equipo pueden trabajar y llegar a un consenso sin interrumpir el progreso del proyecto. 

Si es necesario que haya un cambio en los procesos del equipo, el equipo llegará a un acuerdo para cambiar los procesos por su cuenta sin depender del líder del equipo.

Fase de Realización del Equipo. Características

En esta etapa, las personas que forman el equipo se sentirán dispuestas a apreciar las fortalezas de las otras; en un contexto en el que el rendimiento del equipo es elevado, y cada miembro contribuye al crecimiento del potencial de los otros.

Y si aceptan las fortalezas, también se encontrarán favorables a aceptar las debilidades de los demás. De hecho, en esta fase los miembros del equipo ayudan a los otros a alcanzar sus objetivos parciales. Se apoyan los esfuerzos de todos los componentes, al interiorizar la idea de que los objetivos comunes solo se lograrán cuando se alcancen los objetivos parciales.

En este momento, el equipo manifiesta sentimientos positivos sobre los resultados de su trabajo. Se siente confiado en la capacidad como grupo y está convencido de que las metas se pueden alcanzar. Se percibe como un “equipo ganador”.

Las cuestiones que están presentes son:

  • ¿Cómo podemos alcanzar nuestras metas?
  • ¿Cómo podemos mantener el impulso?

Una señal evidente de que el equipo ha alcanzado esta fase es el alto nivel de eficacia y eficiencia.

Algunos de los comportamientos propios de esta etapa de desarrollo del equipo, son:

  • El proceso de equipo puede ser dirigido por los propios miembros.
  • Los esfuerzos están bien sincronizados.
  • Se muestra cierta impaciencia por reunirse con el equipo.

Cómo Responder a la Fase de Realización

En la fase de realización, el líder del equipo no tiene necesariamente que estar involucrado en la toma de decisiones, en resolución de problemas o en otras actividades relativas al trabajo diario del equipo. Los miembros del equipo trabajan efectivamente como grupo y no necesitan la supervisión que se requiere en las otras etapas.

Lógicamente, el líder continuará revisando el progreso del equipo. También celebrará logros importantes para, de esta forma, continuar acrecentando el espíritu de camaradería en el equipo.

El líder también tendrá un papel de enlace e impulsor de las decisiones del equipo en la organización, cuando estas decisiones alcancen a un nivel superior de la organización.

Comportamientos del Líder

En esta fase de realización, el líder puede ayudar:

Sugiriendo nuevas metas

Cuando un equipo se aproxima al logro de sus objetivos, sus componentes necesitan empezar a pensar sobre nuevos retos. Así, pueden requerir ayuda para tomar decisiones sobre futuras metas y oportunidades.

Comportamientos del Líder en la Fase de Formación del Equipo
Comportamientos del Líder en la Fase de Formación del Equipo

Comprobando sus supuestos

En esta fase, los miembros del equipo se sienten normalmente a gusto con su forma de actuar y con el trabajo del grupo, al igual que con sus capacidades y las de los demás. Es este un buen momento para que el líder ponga en cuestión sus planteamientos sobre los roles y normas existentes y desafíe al equipo a determinar si es necesario realizar algún cambio.

Desarrollando procesos de autoevaluación

Para ser realmente autosuficiente, un equipo debe poseer un mecanismo para evaluar su propio comportamiento y rendimiento. El líder debe sugerir procedimientos, plazos y formatos para que sus miembros se evalúen a sí mismos y al resto de compañeros, así como el modo que tienen de trabajar conjuntamente.

Aprendizaje


Son variados los factores que pueden afectar al progreso de un equipo (tamaño del grupo, combinación de personalidades, percepción de la tarea, experiencia del líder…). La consideración quizá más importante es que, tarde o temprano, un equipo bien dirigido llegará a la fase de realización.

No obstante, incluso en esta etapa existe la posibilidad de que el equipo pueda volver a otra anterior. Por ejemplo, es posible que el equipo vuelva a la etapa de «agitación» si uno de los miembros comienza a trabajar de forma independiente.

De otra parte, el equipo podría volver a la etapa de «formación» si un nuevo miembro se une al equipo.

En todo caso hay que estar atento. Sobre todo si se producen cambios significativos en la composición del equipo o en aspectos que afecten significativamente al proyecto de trabajo.

¿Qué necesitan conocer los equipos en la Fase de Realización?

Los miembros del equipo, en la etapa de realización, necesitan saber:

  • Que el líder del equipo está dispuesto a delegar y empoderar a los miembros del equipo.
  • De la existencia de un compromiso, por parte de la organización, para potenciar el desarrollo profesional de los componentes del equipo.
  • Que tras la finalización del proyecto vendrán nuevos y desafiantes retos.
Fase de Realización del Equipo(c)Aiteco Consultores, SL

Administración Pública, Calidad, Gestión de las Personas, Buen Gobierno Local

Visite nuestro sitio y conozca nuestros Servicios

www.aiteco.es

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This