Un test psicométrico es una medida objetiva y tipificada de una muestra de conducta. Esta medida tiene un valor predictivo en cuanto que relaciona el rendimiento que un individuo alcanza en el test, con el que tendrá en un área de conducta más amplia.

Por ejemplo, una puntuación alta en una prueba de resolución de problemas aritméticos predecirá la alta capacidad de la persona para llevar a cabo tareas de cálculo en el puesto de trabajo. Pero esto será cierto solo en la medida en que el test esté bien construido. Para ello son necesarias tres condiciones:

Validez

Que mida lo que realmente quiere medir. El hecho de que los elementos de un test (ítem) tengan la apariencia de medir una característica, no quiere decir que verdaderamente la mida. Es posible que los ítem de un test de aritmética contengan operaciones matemáticas, pero eso no garantiza necesariamente que midan correctamente la aptitud para el cálculo.

Un test deberá construirse de manera que demuestre su validez; su capacidad para estimar aquello que dice medir.

Fiabilidad

Que arroje resultados consistentes entre sí en distintas aplicaciones. Es decir, que los individuos obtengan resultados similares cuando son sometidos al mismo test en momentos diferentes.

Tipificación

Que se haya aplicado a una gran muestra que represente bien al tipo de sujetos a quienes se les administrará el test. De este modo es posible comparar el rendimiento de un individuo con el obtenido por dicha muestra; así, es posible situar al sujeto en la posición relativa según tal muestra.

Por ejemplo, si en una prueba de cálculo numérico el promedio de la muestra resuelve correctamente 15 operaciones, una persona que ha resuelto 18 se situará por encima del promedio de la muestra de tipificación. Incluso se podrá determinar qué porcentaje de la muestra queda por debajo de la puntuación alcanzada por el sujeto.

Aprendizaje


La Tipificación consiste en el establecimiento de las normas que harán posible la interpretación de las puntuaciones directas obtenidas en los test.

En la figura siguiente se muestra el baremo de una prueba de aptitudes para una muestra de tipificación determinada. Se aprecian (sombreado) las columnas para la conversión de las puntuaciones directas en centiles, puntuaciones S y decatipos. También se muestra, al final, el número de sujetos que componen la muestra, la puntuación media para cada prueba y la desviación típica de la distribución.

Test psicométrico - ejemplo de baremo

Uniformidad en la Aplicación y en la Puntuación

La tipificación de un test implica también asegurar que las condiciones de aplicación sean uniformes, de forma que lo único que varíe sea la respuesta del individuo a las cuestiones del test.

De esta forma se pueden establecer comparaciones de los individuos con las muestras de referencia. Esta normalización de las condiciones de aplicación afecta a cómo se formulan las instrucciones, el límite de tiempo para responder, a los materiales y ejemplos previos, entre otros aspectos.

Antecedentes de los Test Psicométricos

La medición de las diferencias individuales, basada en test psicométricos, es el punto de partida para la comprensión y la predicción del comportamiento de los individuos en determinados contextos; por ejemplo, el laboral.         

Los test psicométricos descienden de las primeras escalas desarrolladas por Alfred Binet, que en 1905 construyó una compuesta por 30 test cortos ordenados por su grado creciente de dificultad.

Por su parte, el psicólogo William Stern incorporó el concepto de «cociente intelectual» (CI), que definió (1914) en términos de la relación entre edad mental y edad cronológica:

CI = Edad Mental + Edad Cronológica x 100

Durante la Primera Guerra Mundial, en Estados Unidos se utilizaron ampliamente los test colectivos de inteligencia (Test Alfa y Beta) para seleccionar, clasificar y distribuir los reclutas y descubrir quiénes podían ser oficiales. Este método permitió clasificar a un millón y medio de reclutas.

Después de la guerra, las empresas mostraron gran interés por estos test y comenzó su aplicación en la industria. Ya en la Segunda Guerra Mundial, volvieron a utilizarse intensamente los test en Estados Unidos, si bien su aplicación se efectuó más cuidadosamente, dándose importancia a los conceptos de fiabilidad y validez.   

Qué miden los Test Psicométricos

Los test psicométricos de inteligencia se destinan a estimar el nivel de inteligencia general de las personas. Sin embargo, están limitados en cuanto a su alcance ya que no miden otras características más específicas.

A lo largo del tiempo se han desarrollado distintos tipos de test dirigidos a medir diversas características de los individuos.

Test de Aptitudes

Dos individuos con puntuaciones similares en inteligencia general pueden tener rendimientos dispares en el manejo de las relaciones espaciales o mecánicas; o divergir, a pesar de su similar nivel de inteligencia, en aptitudes verbales o numéricas.

Por lo tanto, es necesario contemplar otro tipo de test psicométricos que se dirijan hacia la medición de otros factores y rasgos relativamente independientes entre sí. Por ejemplo, la comprensión verbal, el razonamiento numérico, las aptitudes espaciales, perceptivas o mecánicas.

Tenemos así un conjunto de test dirigidos a evaluar distintos factores, tales como: comprensión verbal, fluidez verbal, razonamiento numérico, relaciones espaciales, rapidez perceptual, memoria asociativa, razonamiento.

Además de otras aptitudes más específicas: capacidad mecánica, aptitud administrativa, psicomotricidad o cualidades psicosensoriales.

Aprendizaje


Para un uso adecuado de los test psicométricos en el contexto de la selección de personal, es imprescindible determinar qué atributos son importantes para desempeñar el puesto de trabajo. No se trata de aplicar cualquier test, sino una combinación de ellos que hagan posible evaluar a las personas en las características que son importantes para desempeñar con éxito las funciones y tareas del puesto de trabajo.

Test de Personalidad

Centrados en analizar los diferentes rasgos de la personalidad de los individuos y características tales como las relaciones sociales, la adaptación emocional, la motivación o las actitudes.

Test de Intereses

Examinan los intereses de los sujetos para indicar si un individuo posee unos intereses que le alejan o le aproximan a un área profesional u otra.

Funciones de los Test Psicométricos

Los test psicométricos tienen la función de estimar las diferencias entre las personas en una o más características psicológicas, tales como inteligencia, aptitudes, conocimientos, habilidades cognitivas, motivaciones o personalidad.

En selección de candidatos está muy extendido el uso de test de inteligencia y aptitudes, así como de personalidad y actitudes. Los test psicométricos están dirigidos a predecir el desempeño laboral futuro. De hecho, proporcionan una visión objetiva y estandarizada de una gama de competencias candidatas, como el conocimiento, las habilidades y la personalidad.

Las evaluaciones psicométricas proporcionan a una organización información valiosa sobre un individuo. Pero no solo son útiles para la selección de personal. También pueden ser utilizados para explorar el potencial de las personas que ya trabajan en la organización y orientar el desarrollo de la carrera profesional. Igualmente, pueden aplicarse para predecir posibles conflictos de personalidad o cómo interactuarán entre sí los miembros de un equipo.

Ventajas de los Test Psicométricos

Son variadas las ventajas de la aplicación de los test psicométricos. En primer lugar, su fácil administración. Esto supone un gran ahorro de tiempo al evaluar a un número elevado de personas.

A su vez, los resultados que se obtienen mediante los test psicométricos son más precisos y apropiados que alcanzados por otros medios. Son resultados sólidos y confiables.

También son imparciales. No se prestan a ningún tipo de favoritismo ni a la influencia de prejuicios. 

Cuando se utilizan junto con otros métodos de selección, permiten el procesamiento rápido y consistente de candidatos de alta calidad.

Limitaciones de los Test Psicométricos.     

Si son seleccionados, aplicados e interpretados con el debido cuidado los test psicológicos pueden dar resultados excelentes, como son una selección correcta y una mejor adecuación de las personas en los puestos de trabajo. Pero también tienen sus limitaciones.

Un posible error es considerar sus resultados como absolutos, como elementos determinantes para la selección del personal. En realidad, los test raramente pueden responder, por sí solos, a las exigencias selectivas. Constituyen valiosos elementos de juicio, pero complementarios de otros procedimientos de selección.

Aprendizaje


Los test psicométricos constituyen un instrumento para la evaluación de las personas, debiendo ser complementada su información con la de otras herramientas evaluativas.

Otras consideraciones sobre el uso de los test psicométricos se exponen a continuación.

  • Los test poseen, por sí solos, un valor limitado y no deben constituir la única base para evaluar a una persona. Al respecto, hay que tener en cuenta que las pruebas, aunque estén validadas, se fundamentan en técnicas de muestreo estadístico que, con frecuencia, tienen un margen de error relativamente alto. No son instrumentos perfectos. 
  • Los test de personalidad son los menos precisos, poseyendo menor confiabilidad y validez. Esto hace que se deba ser muy cauto a la hora de interpretar sus resultados.
  • Sólo deben utilizarse pruebas de alta validez.

Administración Pública, Calidad, Gestión de las Personas, Buen Gobierno Local

Visite nuestro sitio y conozca nuestros Servicios

www.aiteco.es

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This