fbpx

Los errores en la escucha son responsables de imprecisiones en el fluir del mensaje, y de malentendidos que afectan de forma dramática a la eficacia del proceso de comunicación.

En la comunicación los roles emisor y receptor no se alternan, se dan simultáneamente (ver proceso de comunicación como transacción). De esta forma, más que de emisores y de receptores, podemos hablar de “comunicadores” que han de poner en juego su capacidad para escuchar.

La habilidad de la escucha activa es, por tanto, básica. Usted debe practicarla en todo momento para conseguir comunicarse eficazmente. En otras palabras, debe saber escuchar.

No obstante, hay algunos comportamientos que nos dificultan practicar las pautas para una escucha efectiva.

Errores en la Escucha Activa

Veamos algunos esos comportamientos que constituyen errores en la escucha.

Hablar inoportunamente

Si habla cuando alguien más lo está haciendo, usted no está escuchando. Por tanto, deje que la otra persona termine para exponer su punto de vista. Y, mientras tanto, escúchele con atención.

Pero es que, además, si usted está en una reunión, su conversación paralela dificulta que los demás participantes escuchen a quien tiene la palabra en ese momento. En estos casos, preste toda su atención al orador principal y espere su turno para hablar.

Suponer

Los supuestos actúan como un cristal a través de la cual se filtra la conversación.

Por ejemplo, si usted supone que una persona no está cualificada para hablar, probablemente esté atento a aquellos detalles que confirmarían tal suposición, obviando los contrarios. Estaría dejando actuar a los prejuicios que tiene sobre esa persona.

Si usted asume que ya sabe lo que otro va a decir, es más que posible que saque conclusiones erróneas.

Recomendación


Tenga en cuenta sus suposiciones y tenga cuidado de que no distorsionen su comprensión sobre las palabras de los demás.

Afectarse por las emociones

Las emociones reducen la capacidad de escuchar porque afectan la capacidad de concentración. Por lo general, una persona emocional se centra en lo que quiere decir en lugar de en lo que se dice. Intente, entonces, controlarlas.

Si usted va a asistir a una reunión, revise sus emociones antes de entrar y prepárese para que le influyan lo menos posible. Evitará errores que pueden afectarle negativamente.

Errores en la Escucha Activa
Errores en la Escucha Activa

Apresurarse a evaluar

Si usted evalúa los que alguien está diciendo, sin escuchar todo el mensaje, lo más probable es que llegue a una conclusión equivocada.

Por lo tanto, debe intentar aprender a escuchar con una mente abierta.

En una reunión de trabajo, piense que es muy posible que la otra persona esté presentando un enfoque nuevo y único para un problema. Así que no saque conclusiones aceleradas que pueden llevarle a juzgar erróneamente la posición y argumentos del otro y, en consecuencia, a empujarle a una réplica que quizá no tenga mucho sentido.

Recomendación


Deje hablar a los demás, aunque usted crea que se desvían del tema. Es posible que simplemente estén enfocando el asunto desde otro punto de vista.

Pensar deprisa

La mente trabaja a un ritmo mucho más rápido que las cuerdas vocales.

Mientras otra persona está expresándose, podemos pensar en otras muchas cosas; desde lo que vamos a decir a continuación, hasta hacer lo que vamos a hacer después.

Si usted no le presta atención completa a los demás, perderá fragmentos importantes del mensaje

Recomendación


No se distraiga y concéntrese en las palabras de la otra persona.

No dar señales de estar escuchando

Escuchar no es suficiente. Además, hay que demostrar que prestamos atención. Si usted no da señales de estar escuchando (mirando a quien habla, haciendo gestos de asentimiento u orientándose hacia la persona que habla), transmitirá desinterés.

No dar retroalimentación

Es uno de los errores en la escucha que se tiende a obviar. ¿Hemos comprendido el mensaje? ¿Sabemos qué quiere decir la otra persona? ¿Tenemos dudas?

Facilite retroalimentación. Indique si no ha comprendido algo. Pregunte si es necesario y solicite aclaraciones. De esta forma estará en mejores condiciones para captar las ideas de los demás.

No empatizar

Esfuércese por comprender el punto de vista del otro, sus sentimientos y emociones. Recuerde que en toda comunicación existe un aspecto de contenido, que le aportará información y datos; pero también otro de relación, con afectos y actitudes que debe considerar para captar el mensaje.

Desatender el lenguaje no verbal

Escuche lo que no se dice con palabras. Esto es a menudo tan importante como lo que se expresa oralmente. Tenga en cuenta que la comunicación no verbal es la que transmite afectos y actitudes.

Los gestos, el tono de voz, la postura, … Le darán una información muy valiosa para captar el mensaje.

Aprendizaje


Percibiendo el lenguaje no verbal, se es más capaz de comprender el mensaje del otro.

Pin It on Pinterest

Share This